La Lucha de Rudy Por Comunidades Saludables

Al igual que tantos y tantos padres, quiero lo mejor para mi hijo. Y, por supuesto, “lo mejor” significa muchas cosas diferentes — significa crecer en una comunidad y un entorno saludables, significa tener un sistema de salud de alto nivel y un sistema educativo de calidad, significa vivir en un lugar que valore a mi familia y nuestras contribuciones a este país. Pudiera hacer esta lista mucho más larga, pero este es mi argumento: esta es una enorme y apremiante responsabilidad que guía mis pasos día con día, y se pone en marcha por las decisiones que tomé.

Una de las primeras decisiones que tomé consciente de esta responsabilidad la hice justo después del nacimiento de mi hijo William en el 2014: Me uní a Chispa Nevada, un programa de organización comunitaria de la Liga de Votantes por la Conservación.

Sabía que mi trabajo necesitaba contribuir a hacer de nuestro mundo un lugar donde William gozara de oportunidades para prosperar. Mi esposa Emily y yo sentimos que el mejor lugar para lograrlo sería aquí en la comunidad de Las Vegas– en nuestros vecindarios. En Chispa trabajo todos los días con latinos, en comunidades de bajos recursos y de color para salvaguardar nuestros derechos al aire puro y al agua limpia.

Día tras día, son los lazos con la comunidad lo que nos mantiene motivados. Es el compartir las historias y nuestras luchas para lograr hacer el bien a nuestros seres queridos. Una historia que se me ha quedado grabada es la de mi amiga Ivon y su familia. Ivon lo es todo para todos en su familia – y también es una activa voluntaria con Chispa. Escuchar su descripción de cómo se siente ver a su hijo Jacob sufrir durante sus ataques de asma–el terror en sus ojos que la contagian a ella mientras lo ve luchando por respirar, sintiendo como si le estuvieran apretando los pulmones– es indudablemente terrorífico. Ella aguanta las visitas de pesadilla al hospital donde teme por su vida y sabe que es poco lo que puede hacer para ayudarlo. Carga con la ansiedad cotidiana de que un ataque pueda surgir en cualquier momento. Momentos como éstos para nuestra juventud pueden prevenirse– pero debemos limpiar nuestro aire para que no padezcan las consecuencias de la contaminación.

Ivon, a lo largo de docenas de visitas al doctor y años de adaptarse al medio ambiente, se empezó a dar cuenta de lo que estaba volviendo los ataques de asma de su hijo más frecuentes y más severos: el aire cada vez más contaminado que Jacob está respirando al ir y venir de la escuela. El asma es una enfermedad respiratoria que empeora por la contaminación causada por las plantas generadoras de electricidad y los vehículos, una contaminación que Jacob, el hijo de Ivon inhala a diario.

La triste realidad es que la salud de más de 181,000 niños aquí en Nevada está en riesgo simplemente por usar el transporte escolar. Casi 25 millones de niños de todo el país están expuestos a los contaminantes que causan cáncer mientras viajan en estos autobuses escolares de diésel. Es por eso que Chispa Nevada lanzó la campaña Autobuses Limpios para Niños Saludables a principios del año– luchar contra la contaminación por diésel es un tema de suma importancia para la salud de nuestros hijos y de nuestra comunidad. Esta iniciativa hace un llamado al Gobernador Sandoval para que use la porción que le corresponde a Nevada de los fondos del Fideicomiso de Mitigación Ambiental de Volkswagen en autobuses eléctricos, cero emisiones. Es dinero que nuestro estado recibió para resolver los problemas de la contaminación como la nuestra en Las Vegas.

Probablemente ya te habrás enterado del escándalo de Volkswagen, pero te lo recuerdo: la empresa hizo trampa en pruebas federales de detección de emisiones tóxicas y contaminaron el aire que respiramos. Lo hicieron por años– hasta que fueron descubiertos. Ahora están pagando por su decepción y más de la mitad de la multa que pagaron se va a asignar a diferentes estados del país. Nevada va a recibir $24.8 millones, y Chispa Nevada tiene un plan. Invirtamos esos fondos en autobuses eléctricos para los distritos escolares, especialmente en distritos de bajos recursos y comunidades de color, donde los estudiantes y las familias se encuentran en un mayor riesgo de respirar aire sucio y padecen desproporcionadamente por la contaminación del aire. Han estado respirando este aire turbio por demasiado tiempo y necesitamos una tregua ahora. Estamos haciendo un llamado al Gobernador Sandoval para que haga lo que es mejor para las familias de Nevada y use los fondos para adquirir autobuses escolares limpios, cero emisiones para nuestros niños, porque no hay nada mejor que brindar a los menores el derecho a respirar aire limpio.

Esta es la razón por la que Ivon viajó recientemente a Washington, D.C. para pedirle a miembros del Congreso que trabajaran con sus gobernadores para luchar contra la contaminación y hacer de los autobuses eléctricos una realidad, no tan sólo en Nevada, sino en todo el país. Aunque ella no pueda curar el asma de su hijo en este momento, puede evitar que tanto su hijo como otros más, estén expuestos a la contaminación del aire a largo plazo. A nivel local, está llevando la lucha de su hijo por respirar aire limpio directamente a nuestras autoridades, y detrás de ella hay cientos de padres en Nevada que se han unido a la campaña Autobuses Limpios para Niños Saludables porque están buscando un futuro saludable para sus hijos.

Esta lucha no le pertenece solamente a una sola persona o una sola organización– es mía, de Ivon, de William, de Jacob, de nuestra comunidad y es de todos nosotros. Necesitamos que más residentes de Nevada sigan el ejemplo de Ivon y llamen a nuestras máximas autoridades para pedirles que cambien nuestros autobuses tan contaminadores por autobuses eléctricos limpios. Necesitamos escribir cartas a nuestro gobernador, mandarle tweets y seguir contactando al Gobernador Sandoval para avisarle que es la voluntad del pueblo de nuestro estado invertir en energía limpia y depurar el aire que nuestros hijos respiran todos los días.

La salud de nuestros hijos depende de ello.

Rudy Zamora es el director de Chispa Nevada, un programa de organización de la comunidad latina de la Liga de Votantes por la Conservación.