Los Sucios Detalles: La Historia de Clean Buses for Healthy Niños

El “Truco del Diesel” de VW

Por años, Volkswagen (VW) hizo trampa en pruebas federales que detectan emisiones de escape tóxicas al instalar un programa de software especial llamado “dispositivo de rechazo” en varios de sus vehículos, incluyendo el Audi A3, Jetta, Beetle, Golf y Passat. El dispositivo era capaz de identificar cuando un automóvil estaba siendo sometido a la prueba de emisiones y activaba un cambio que reducía las emisiones en el vehículo. Al término de la prueba de emisiones, los vehículos regresaban al “modo normal” y seguían contaminando a niveles regulares. Con la ayuda de este dispositivo, VW engañó a los reguladores al distorsionar la cantidad de dióxido de carbono que sus vehículos emitían al aire.

En septiembre del 2015, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) se percató del truco. Descubrieron que alrededor de 482,000 vehículos en Estados Unidos habían sido equipados con el “dispositivo de rechazo,” aunque VW admitió después que casi 11 millones de autos en todo el mundo tenían el dispositivo. En pocas palabras, VW le mintió a los consumidores y a los reguladores sobre el daño que sus vehículos representan para nuestro aire, nuestra salud y nuestro medio ambiente. Su respuesta: “Cometimos un error garrafal.”

En el 2016, la EPA y VW llegaron a un acuerdo de pagar una liquidación de $14.7 mil millones a manera de multa. Aproximadamente $10 mil millones se reservaron para que VW pagara el costo de compra o reparación de sus vehículos. Otros $4.7 mil millones se asignaron para mitigación, incluyendo $2.7 mil millones para un “Fideicomiso para Mitigación Ambiental.” Este fondo fue designado específicamente para que los estados implementen proyectos que reduzcan las emisiones de óxidos de nitrógeno (NxOy) e iniciativas que reemplacen los vehículos de diésel con alternativas más limpias y más seguras. La porción de cada estado varía, según el número de vehículos vendidos en ese estado. Arizona, por ejemplo, anticipa recibir $57 millones mientras que Nueva York espera percibir $127 millones. De todas maneras, los estados están preparando proyectos para utilizar este dinero.

Chispa, un programa de organización comunitaria en poblaciones latinas de la Liga de Votantes por la Conservación, está trabajando en conjunto con comunidades y otros colaboradores de todo el país para exigirle a los estados que inviertan estos fondos en autobuses eléctricos limpios, cero emisiones lo cual beneficiara a nuestros niños y ayudara limpiar el aire en nuestras comunidades.


Clean Buses for Healthy Niños

Chispa lanzó la campaña Clean Buses for Healthy Niños para adquirir autobuses escolares eléctricos de cero emisiones para niños de todo el país. Los programas Chispa de Arizona, Connecticut, Maryland, y Nevada lanzaron por primera vez la campaña a nivel local en abril del 2016 en sus estados, y rápidamente se extendió a Nuevo México y a Nueva York con colaboradores estatales. En septiembre del 2017, dos años después de que VW fuera descubierto, Chispa y más de una docena de colaboradores empezaron a armar una campaña nacional para presionar a los gobernadores de todos los estados a tomar acción.

Ahora por todo el país, Clean Buses for Healthy Niños está haciendo un llamado a los gobernadores y los responsables políticos para que limpien nuestro aire y usen el Fideicomiso de Mitigación de VW de sus estados para autobuses escolares eléctricos y limpios de cero emisiones.


The Dangers of Pollution

Los vehículos de diésel, incluyendo los autobuses escolares, emiten peligrosos contaminantes como NxOy a nuestro aire, que luego inhalamos a nuestros pulmones. NxOy puede actuar como un gas altamente irritante y se le relaciona con varias afecciones respiratorias al igual que a efectos ambientales negativos. Es especialmente dañino para los niños por sus pulmones en desarrollo, y estos contaminantes pueden causar enfermedades respiratorias, empeorar el asma y exponen a los niños a toxinas que causan cáncer.

Nuestros niños y nuestras comunidades por todo el país están respirando aire sucio. Ciudades como Los Angeles, Las Vegas, y Nueva York figuran de manera consistente entre las ciudades más contaminadas en Estados Unidos. Aparte, más de 125 millones de personas en Estados Unidos viven en condados con niveles nocivos de contaminación. Con tales niveles, no es ninguna sorpresa que tanta gente en nuestras comunidades padezcan asma. De hecho, casi 26 millones de personas de todo el país sufren de asma, incluyendo más de 7 millones de niños. Y esa cifra sigue aumentando.

El asma resulta en millones de jornadas escolares y laborales perdidas, al igual que en hospitalización, particularmente de niños. También significa un aumento de costos médicos para los padres, menos horas de juego para los niños, y una carga emocional para las familias que deben lidiar con esta letal enfermedad respiratoria. Esta situación es más pronunciada en comunidades de bajos recursos y comunidades de color donde los estudiantes y las familias se encuentran en un mayor riesgo de respirar aire sucio, y están padeciendo de manera desproporcionada por la contaminación.


¿Por qué Autobuses Escolares Eléctricos?

Los autobuses escolares limpios, cero-emisiones harán algo más que limpiar nuestro aire. Estos autobuses serán una buena inversión a largo plazo para el transporte público e infraestructura. Aunque los autobuses eléctricos cuesten más al principio, totaliza menos mantenerlos a lo largo de toda su vida útil, y cada autobús puede ahorrar casi $11,000 al año en combustible cuando se les compara a sus equivalentes de diésel.

Los autobuses eléctricos también van a reducir las emisiones de gas de efecto invernadero, principalmente CO2 y NxOy, en casi un 80 por ciento. Reemplazar tan solo un autobús de diésel con uno eléctrico equivale a sacar a 27 automóviles de las calles. Con menos emisiones de diésel, los niños y las comunidades no se verán obligados a respirar tóxicos contaminantes que empeoran los incidentes de enfermedades respiratorias. También será un gran paso hacia la dirección correcta en la lucha contra el cambio climático.

Todos tenemos derecho a respirar aire puro, y si trabajamos juntos podemos hacer esto una realidad. Únete al movimiento #CleanRide4Kids y haz que tu voz se escuche el día de hoy y firma la petición al gobernador.

¡Con tu ayuda, los niños y las comunidades pueden respirar mejor, y podremos tener aire más limpio y autobuses cero emisiones ahora!